Querido/a participante,

como seguramente recordarás, uno de los objetivos de este estudio era comparar la composición de la microbiota bucal de personas de diferentes edades e investigar eventuales características en personas con celiaquía, fibrosis quística y Síndrome de Down. Otro objetivo del proyecto era también comparar entre áreas geográficas de España, para detectar posibles diferencias relacionadas con las características ambientales y analizar posibles relaciones con los hábitos de vida.

En este estudio han colaborado alrededor de 2.000 personas de toda España. De momento, sólo se han podido analizar 1.100 perfiles, pero confiamos poder seguir más adelante con el resto de muestras.

Más abajo, queremos enseñarte algunos gráficos que resumen lo que hemos encontrado hasta ahora a nivel de áreas geográficas y de grupos de estudio. Puedes encontrar toda la información de cómo se han trabajado las muestras en la web www.sacalalengua.org

Una visión general, por áreas geográficas

Análisis por área geográfica

Abundancia relativa de los géneros más comunes por región

A nivel geográfico, y en cuanto a las bacterias más abundantes, los perfiles promedio por región son muy similares entre sí. Sin embargo, presentan algunas diferencias en algunas bacterias como Pseudomonas o Acinetobacter. Ahora estamos viendo si esas diferencias se deben a diferencias de edad o características de los donantes de cada región. En el proyecto Saca La Lengua hemos encontrado que algunas diferencias geográficas en la composición bacteriana podrían ser explicadas por diferencias en la composición del agua del grifo (ver publicación más abajo).

Grupos de estudio

Celiaquía

Personas con celiaquía

Abundancia relativa de los géneros más comunes en personas afectadas por celiaquía

Las personas con celiaquía (enfermedad producida por una «intolerancia» permanente al gluten), que tienen unas pautas de dieta muy estricta, tienen una composición de su flora bacteriana similar, a grandes rasgos, con el de las personas no celíacas. Esta composición se mantiene similar a lo largo de los diferentes rangos de edad. En un análisis más detallado, considerando los grupos bacterianos menos comúnes, los celíacos parecerían tener una microbiota bucal menos biodiversa, es decir con una menor variedad de grupos bacterianos distintos. ¿Podría estár esto relacionado con una dieta menos variada? En estos momentos estámos indagando más sobre esta cuestión.

Fibrosis quística

Personas con fibrosis quística

Abundancia relativa de los géneros más comunes en personas afectadas por fibrosis quística

Las personas con fibrosis quística, enfermedad genética que afecta principalmente a los pulmones (y en menor medida páncreas, hígado e intestino) pueden sufrir infecciones pulmonares graves por bacterias como Pseudomonas o Staphylococcus. Sin embargo no encontramos que estos géneros fuesen más abundantes en la boca de personas con fibrosis quística que en personas sin esta enfermedad. Esto podría indicar que aunque la boca puede ser una fuente de infección pulmonar por estas bacterias, las personas con fibrósis quística las mantienen a niveles normales en la cavidad bucal. Sin embargo, si que encontramos una mayor cantidad de bacterias del género Rothia al compararlas con muestras de personas que no sufren esta condición. Rothia incluye especies como Rothia mucilaginosa, una especie oportunista que se encuentra a menudo en pulmones de personas con fibrosis quística. Igual que en el caso de la celiaquía, la diversidad bacteriana en la boca de personas afectadas por la fibrosis quística es algo menor que en el conjunto de la población. Hay muchos factores que pueden explicar un microbioma menos diversos, en este caso una mayor exposición a antibiotícos podría ser una posible causa subyacente.

Síndrome de Down

Personas con Síndrome de Down

Abundancia relativa de los géneros más comunes en personas con Síndrome de Down

Las personas con Síndrome de Down (SD) sufren un trastorno genético causado por la presencia de una copia extra del cromosoma 21 (o una parte del mismo), en vez de los dos habituales. En las muestras analizadas, se aprecia abundancia del género Gemella y menor cantidad del género Prevotella, al compararlo con personas que no tienen esta alteración genética. Ambos géneros són comunes en la boca y tienen presencia en diferentes estadíos de la formación de placa dental. Igual que en los casos de celiaquía y fibrósis quística, también encontramos una menor biodiversidad en personas con síndrome de Down, y ahora estámos intentando establecer posibles factores que pudiésen explicarlo. También encontramos una mayor preponderancia de hongos, como los del género Candida, un microbio que suele ser común en la boca y que sólo en determinadas circunstancias puede causar complicaciones.

Resto de la población analizada

Resto de la población analizada

Abundancia relativa de los géneros más comunes en personas no incluidas en los anteriores grupos de estudio

Del resto de la población analizada destacamos que no hay diferencia entre los cinco géneros más abundantes, al compararlos con los grupos anteriores. En general, el género Fusobacterium es más alto en adultos que en adolescentes; en cambio Alloprevotella es más abundante en adolescentes que en adultos. Diferencias en alimentación o estílos de vida, así como diferencias en el sistema inmune pueden ser la causa de estas alteraciones.

¿Cuáles fueron los resultados de la primera edición de Saca La lengua?

Análisis por área geográfica

Resultados publicados

En la primera edición del proyecto (2015-2016) se estudió el microbioma bucal de 1500 adolescentes (14-15 años) en toda España y tampoco se encontraron diferencias significativas entre áreas geográfica, a nivel de los principales grupos de bacterias.

En este estudio, recién publicado en la revista científica Microbiome, se constató que la composición del agua del grifo de cada región es un importante modulador del microbioma. Aunque no es difícil imaginar que el agua que bebemos y usamos para cocinar y lavarnos los dientes pueda afectar nuestro ecosistema bucal, esto nunca se había constatado de manera empírica. Ahora sabemos que sales e iones en el agua tienden a correlacionar con aumentos o disminuciones de según qué bacterias.

A pesar de la variabilidad individual los microbiomas analizados se pudieron clasificar en dos tipos principales (estomatotipos) que vendrían a representar dos equilibrios diferentes del ecosistema bucal, con diferencias en las especies dominantes y las interacciones ecológicas de estas.

Pese a la importancia de estos y otros resultados del estudio, queda todavía mucho por hacer. Las correlaciones observadas no implican necesariamente una relación causa-efecto, más bien son hipótesis que habrá que seguir contrastando y demostrando con experimentos más dirigidos.

Siguientes pasos de la investigación

En estos momentos, estamos analizando el estudio de los cuestionarios de hábitos de vida de todas las personas que han participado en la segunda edición de Saca La Lengua para buscar eventuales relaciones con las abundancias de bacterias encontradas y la dieta, el tabaco, el alcohol, la higiene bucal u otros trastornos de la boca y también con las características de los grupos de estudio analizados. Finalmente, también se analizarán eventuales relaciones entre familiares, tal como se anunció en el momento de la recogida de muestras.

En cuanto tengamos los nuevos resultados, los publicaremos en nuestra web (www.sacalalengua.org) para que estén al alcance de todos.

Todo el equipo del Centro de Regulación Genómica y en especial, Toni Gabaldón, director científico del estudio, queremos agradecer tu aportación al proyecto y a esta investigación, que esperamos pueda seguir avanzando y ayudar a entender mejor qué función desarrolla la microbiota en nuestro cuerpo.

¡Muchas gracias!

Equipo Sacalalengua

De izquierda a derecha: Elisabetta Broglio, Nuria Andreu, Míriam Alloza, Jesse R. Willis, Ester Saus, Toni Gabaldon, Susana Iraola, Toni Hermoso y Luca Cozzuto